Menu

Bratislava la capital de Eslovaquia

Bratislava la capital de Eslovaquia

Bratislava es la capital de Eslovaquia y antes de 1919, era llamada Presburgo. Hoy se ha consolidado como la ciudad más grande de la nación, sumando más de quinientos mil habitantes. Es otras de las ciudades construidas a orillas del rio Danubio junto a Budapest, Viena, Belgrado, Linz, entre otras.

  • La capital eslovaca es también la sede del parlamento y del gobierno nacional. Los aspectos más demandados culturalmente son el arte y la educación. El contexto monumental está especialmente concentrado en la Ciudad Vieja, que además tiene un importante papel en el apartado comercial y de servicios.

Por su ubicación junto al rio Danubio, Bratislava posee un importante puerto fluvial con una gran actividad comercial. La capital de Eslovaquia tiene grandes antecedentes monarcas, siendo el castillo de Bratislava el más característico que data del siglo XV, construido para el rey Segismundo de la monarquía húngara, que por aquel entonces, gobernaban estos lugares.

castillo de Bratislava  Eslovaquia

Este castillo se ha convertido en un museo arqueológico que exhibe grandes hallazgos en la nación, y que son parte de la historia de Eslovaquia, además incluye otros elementos históricos y artísticos importantes para la identidad nacional.

Otras edificaciones importantes de este país, incluyen el Museo de Historia Natural, el Museo de la Ciudad de Bratislava y la Galería Nacional Eslovaca. Esa última está también enfocada hacia el arte nacional e internacional, fundada en el año de 1948.

  • La música y el arte también se apoderaron de Eslovaquia por la inmensa influencia recibida de los demás países europeos. Bratislava es considerada el centro histórico cultural de la nación y alverga edificaciones importantes para este tema y la identidad cultural que incluyen el Teatro Nacional Eslovaco, el Teatro de marionetas, el Teatro de la Arena y el Radošina Ingenuo.

La música ha tenido un especial protagonismo desde su florecimiento en el siglo XVIII, vinculando a la nación a grandes personales de las composiciones clásicas como a Mozart, Haydn, Liszt, Bartók y Beethoven.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.